Analítica ¿Por qué es tan importante en 2018?

En el último evento de Gartner Data and Analytics en Frankfurt, la analista Rita Sallam ha comentado que “La analítica tendrá un impacto enorme en los próximos 20 años, mayor aún que el que ha tenido Internet en estos últimos veinte”.

 

Esta realidad se sustenta en la increíble proliferación de técnicas de Machine Learning y de Inteligencia Artificial que se están aplicando en el mundo empresarial.

 

 

Hoy día,  se utilizan los datos de clientes para encontrar patrones de comportamiento, se extrae información del ecosistema del mercado para encontrar oportunidades de negocio, se utilizan sistemas informáticos para que interactúen entre ellos y procesen ingentes cantidades de información , y por último, el internet de las cosas se está haciendo un hueco en el mercado, como son los Progloves en las fábricas, o los Wearables para localizar a los vendedores.

 

Todo estos elementos tienen un mismo fin, generar información con el fin de ayudar a tomar decisiones inteligentes basada en datos. A continuación, te contamos algunas razones de por qué creemos que la analítica será el futuro:

 

Los ciclos de innovación cada vez son más rápidos

 

El núcleo de la analítica siempre ha sido el de proporcionar apoyo en la toma de decisiones a la directiva.

 

Hace unos 10 años, no tenía tanto peso la analítica como la tiene ahora. Ahora los mercados evolucionan a una velocidad vertiginosa, la tecnología está haciendo un antes y un después en los negocios, al mismo tiempo que la globalización e internet hace que las ventajas competitivas entre empresas ya no sean tan conservables como antes.

 

Lo que al final, obliga a las empresas a ser más proactiva y a que se adapten mejor al mercado, así, la compañía que reaccione en el momento oportuno, será la que marque la diferencia entre la supervivencia y la extinción en un mundo sumergido en datos y tecnología.

 

Hemos pasado de un mundo impulsado por procesos, a un mundo impulsado por datos

 

Antes, solíamos diseñar procesos para crear datos que podamos utilizar para analizar, hoy, los datos se utilizan para crear procesos digitales. Esto hace que la tecnología no se base en simples patrones definidos por manos humanas, sino que la tecnología ya es capaz de reaccionar en tiempo real y de manera autónoma según los datos que se le proporcione.

 

Un ejemplo sencillo sería el cambio de música automático en un establecimiento comercial según el número de personas que esté dentro de la tienda, eligiendo música más activa si hay más gente para que estén más activos y elijan antes, o música más tranquila para que estén más tiempo en la tienda y tarden más en decidir. Otro ejemplo algo más complejo sería una fábrica con un sistema autónomo que teniendo en cuenta el ritmo de producción, notifica a un trabajador para que se desplace a otra área  considerando que esa zona requiere de mayor mano de obra.

 

Al fin y al cabo, las empresas ya no sólo tratan de vender sus productos, sino que tratan de optimizar  cada uno de los procesos comerciales y productivos para el ahorro de costes. Este tipo de procesos lo están realizando muchísimos sectores, independientemente de que sean bancos, fábricas, consultorías o incluso distribuidoras.

 

Ahora la analítica forma parte del producto o servicio que vendes

 

Las empresas se están moviendo a la personalización extrema y en masa, dónde en vez de diseñar un producto para satisfacer una necesidad, más bien, estamos planificando una experiencia cogiendo al usuario de la mano desde su primera toma de contacto con la compañía.

 

Por ejemplo, ¿Recuerdas cómo se compraba hace 20 años? Veías un anuncio en la televisión, ibas a la tienda y comprabas el producto que se anunciaba. Pero ahora el mercado se ha vuelto muy complejo, estamos estudiando cada uno de los diferentes procesos que sigue el cliente hasta llegar a la compra (incluyendo la postventa).

 

Si lo piensas ya hay muchas empresas que te hacen una oferta extremadamente personalizada, como Uber calculando el tiempo de llegada al reservar un coche y mostrándote los que tengan mayor disponibilidad, la recomendación personalizada de los libros de Amazon según que compres o busques, o la capacidad que tiene Booking de planificarte todo tu viaje con sólo marcar tu destino turístico recomendando sitios a visitar, vehículos a alquilar, hoteles, etc.

 

Ya los datos y las estadísticas forman parte de la propia venta, dónde hay que realizar experimentos y testeos para garantizar la mejor experiencia para el cliente, obligando a analizar los datos ya no sólo sumando y restando variables, sino de tratar de ser algo más flexible y creativo a la hora de comprender esos mismos datos.

 

 

Monetización directa con los datos

 

Curiosamente, ahora es más fácil que nunca convertir la información directamente en una vía de ingresos.

 

Si has estado recopilando una gran masa de información para mejorar tu negocio, otros también pueden sacarle provecho. Cuándo anonimizas y homogeneizas tus datos puedes venderla en nuevas formas a nuevos clientes, creando nuevos modelos comerciales basados directamente en datos. A título de ejemplo, Vodafone comercializa los datos de sus clientes por medio de su plataforma llamada “Vodafone Analytics”.

 

Si estás interesado en implantar nuevas técnica de analítica, en SmartPanel te ofrecemos una consultoría de datos sin compromiso. Para ello sólo tienes que rellenar el formulario de contacto aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies